04 julio 2019

3 curiosidades sobre la plata

La plata es uno de los metales más conocidos de la historia. Desde siempre se le han atribuido distintas cualidades, desde las más encantadoras, como que fue creada por la luna, hasta las más horripilantes, como que sus balas pueden matar a licántropos. Aunque estas cualidades son muy fantasiosas, sí es cierto que tiene unos atributos muy importantes, tanto para ser utilizada en joyería como en otros ámbitos.

La plata para preservar el buen estado de los alimentos

¿Sabías que la plata en pequeñas cantidades, así como los antibióticos, es capaz de matar bacterias? Por este motivo, durante muchos años se ha utilizado como recurso para evitar que la comida o la bebida se estropeasen. Los fenicios, por ejemplo, usaban recipientes de plata para mantener los alimentos en buen estado. Asimismo, en las largas travesías en carro las familias de pioneros estadounidenses utilizaban una moneda de plata que colocaban dentro de las jarras de leche para evitar que se agriase.

El brillo de la plata

Otra de las curiosidades relacionadas con este metal es el río de Plata, situado en Sudamérica. ¿Sabes porqué se dice de esta manera?

Este río es famoso porque brilla como la plata, por lo que antiguamente se creía que estaba repleto de este elemento.

EL RIO DE PLATA EN SUDAMERICA

La plata en joyería

La plata tiene una larga historia en la creación de joyas. Si nos remontamos a los egipcios, descubrimos que para ellos era el metal más sagrado y valioso, incluso más que el oro. Las personas más ricas o de clases sociales más altas solían llevar joyas de plata, tales como anillos o collares. Además, las monedas estaban hechas de plata, no de oro, y los dioses eran representados con esculturas de plata y lapislázuli.

Este metal siempre ha tenido, por tanto, mucha importancia y ha sido empleado para crear preciosos collares, pulseras, pendientes o anillos, por sus características que lo convierten en un metal ideal para realizar joyas. Para empezar, es un metal noble, lo que significa que no se puede oxidar al entrar en contacto con el oxígeno. Lo único que le puede suceder es que pierda el brillo y adopte una tonalidad más oscura, pero resulta muy fácil de limpiar y la pieza queda como nueva.

joyas de plata

Asimismo, es un metal muy dúctil y maleable, lo que permite que se estire en hilos muy finos y láminas muy delicadas y, por ende, se pueden crear joyas muy delicadas y originales. También posee una alta reflectividad, lo que le aporta ese brillo tan bonito y elegante que podemos apreciar en las joyas.

Otra de las curiosidades es que la plata de ley, que es la más pura, en realidad no lo es completamente. Químicamente es imposible conseguir una plata pura al 100%, por lo que la plata pura al 80% o 90% ya es considerada plata de ley. El resto de material es cobre, lo que la convierte en un metal más resistente a la suciedad y al desgaste del tiempo.