05 julio 2019

Cómo devolver el brillo a tus pulseras de plata

Hay piezas de joyería como pulseras de plata o brazaletes que se convierten en un imprescindible en tu día a día, ya sea por su estilo, porque son un reflejo de tu personalidad o simplemente porque las puedes llevar en cualquier ocasión y te hacen sentir bien.

Sin embargo, es frecuente que con el paso del tiempo las joyas de plata pierdan su brillo y que esa bonita pulsera de plata que llevas puesta a todas horas acabe olvidada en tu joyero.

pulseras plata

Para evitarlo, debes realizar un mantenimiento adecuado. Por ello, a continuación, te explicamos un truco para devolver el brillo a tus pulseras de plata.

Pasos para limpiar tus pulseras de plata

Sí, sabemos que resulta frustrante ver como tu pulsera de plata comienza a perder el brillo. Pero no te preocupes, es normal que con el tiempo y su uso este metal precioso pierda su brillo, se manche o se deslustre. Lo bueno es que limpiar tu pulsera de plata o cualquier otra pieza de joyería es sorprendentemente fácil y la mayoría de los productos necesarios los tienes ya en tu propio hogar.

Para empezar, asegúrate de que tus pulseras y otros objetos de plata no contengan piedras, ya que este truco de limpieza se utiliza únicamente para piezas lisas de plata u oro.

Los productos que necesitas son:

  • Agua caliente
  • Papel aluminio
  • Bicarbonato de sosa
  • Trapo o toalla de papel
como limpiar tu pulsera de plata

Pon un poco de agua a hervir y, mientras se calienta, coge un recipiente -puede ser tan grande como quieras teniendo en cuenta la cantidad o el tamaño de la(s) pieza(s) plata que quieras limpiar – y papel de aluminio. La cantidad de aluminio dependerá del recipiente que hayas escogido. Corta suficiente papel para que cubra todo el fondo del recipiente y también que queden unos pocos centímetros de sobra.

Una vez bien cubierto el recipiente con el papel aluminio, con mucho cuidado y preferiblemente con la ayuda de una tetera, vierte el agua que has calentado dentro del recipiente cubierto con papel aluminio. Ahora es el momento de agregar una cucharada de bicarbonato. Este paso también es posible hacerlo mientras se hierbe el agua, aunque suele ser más habitual agregarlo a posteriori.

Para acabar, sumerge las pulseras de plata u otros artículos también de plata en el agua con bicarbonato y remueve durante 30 segundos. Después, con muchísimo cuidado de no quemarte, retira las piezas y sécalas bien. Para ello, te recomendamos usar toallas de papel.

¡Listo! Tus pulseras de plata vuelven a lucir brillantes y preciosas, tal y como las compraste. ¿Tienes algún otro truco para limpiar tus joyas? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!