19 julio 2019

Pendientes de plata, tus aliados contra la alergia

Llega el día y estrenas esos pendientes de bisutería  monísimos que te compraste. ¡Pero alerta, porque pueden causarte alergia y convertirse en un problema! Es importante que compres joyería de calidad, como los pendientes de plata, un complemento duradero, resistente y un valor seguro contra la alergia causada por determinados materiales.

joyas de plata

Dermatitis por culpa de los pendientes

El problema no son los pendientes, sino los materiales con los que están elaborados. La mayoría de pendientes de baja calidad están hechos con materiales como el níquel, el cobalto o el duralio, además de otros muchos objetos de uso cotidiano. Por contra, los pendientes de plata están elaborados con plata de ley o plata esterlina, un material de calidad que preserva tus orejas.

Los componentes como el níquel producen una dermatitis de contacto que desemboca en una alergia. Esto sucede porque los metales tienen un gran poder de penetración en la piel, por lo que se introducen en el torrente sanguíneo, provocando estas molestias. Asimismo, también pueden aparecernos manchas rojizas en otras partes del cuerpo.

Este tipo de alergia, causada por los materiales de determinados pendientes y otras joyas, la sufre más del 15% de la población, por lo que es bastante común. Puede aparecer en cualquier momento, ya sea después de llevar los pendientes durante mucho tiempo o al cabo de unas horas de estrenarlos. Además, en verano, con el calor, el sol y el sudor, las alergias aumentan.

¿Y ahora qué hago?

No existe ninguna manera de dejar de tener alergia, pero no te preocupes, ¡hay muchas maneras de evitarla sin tener que renunciar a los pendientes!

Lo primero que tenemos que hacer cuando descubrimos la alergia es quitarnos y deshacernos de los pendientes que nos la están causando. Posteriormente, tenemos que identificar el material que nos produce los molestos sarpullidos, que suele ser el níquel, y eliminar todos los pendientes que lo contengan de nuestro joyero. Asimismo, si queremos evitar otro brote de la alergia, tenemos que prescindir de comprar pendientes con dicho metal en el futuro.

Ahora bien, ¿cómo podemos saber si nuestros pendientes contienen los metales que nos causan las alergias? Hay varias maneras, algunas más fiables que otras:

  • Existen unos detectores de níquel que se compran en la farmacia y que detectan si dicho material se encuentra en los pendientes. De todos modos, si hay níquel en pequeñas cantidades el detector puede no captarlo.
  • Otra manera es pedir un certificado de calidad a la hora de comprar las joyas, para estar segura de que no contienen níquel. El problema es que estos certificados solo existen en las joyerías de calidad, así que en muchos sitios no te lo podrán proporcionar.

¡Los pendientes de plata, la mejor opción!

Sin embargo, el método más eficaz para no sufrir alergia es evitar los pendientes de mala calidad y apostar por los pendientes de plata de Ley. Olvídate de la bisutería y quédate con las joyas de plata son sinónimo de elegancia, sofisticación y durabilidad.

La plata es un material completamente inofensivo para nuestras orejas, así que ya sabes, ¡ponte unos pendientes de plata y disfruta sin ninguna preocupación!